Tras los pasos de Alejandro Magno hacia Siwa

Tras los pasos de Alejandro Magno hacia Siwa

 

Tras los pasos de Alejandro Magno hacia el oasis de Siwa

Programa de ocho días, siete noches

Este itinerario podría ampliarse con un crucero por el Nilo desde Luxor a Aswan

Siwa se sitúa en el desierto del Sahara al suroeste de El Cairo, a tan solo 40 kilómetros de Libia. Llegaremos a este exuberante y fructífero oasis, famoso en todo el país por sus dátiles y aceitunas, tras recorrer los 305 km al suroeste que le separan de Marsa Matruh, su centro administrativo. Esta ciudad mediterránea al oeste de Alejandría, con playas de arena blanca y agua de color turquesa en las que se bañaban Cleopatra y Marco Antonio, fue el escenario durante la II Guerra Mundial en el que el general alemán Rommel tuvo su cuartel general, de ahí la existencia de un museo y de una playa que llevan su nombre (tendremos la oportunidad de bañarnos en este mismo escenario). Hoy es uno de los destinos de vacaciones preferidos por los egipcios que huyen del sofocante calor y la contaminación de El Cairo en verano, donde comienza el viaje. Durante siglos, aparte de algún peregrino de camino hacia el famoso templo de Amón, pocos extranjeros se aventuraban a llegar hasta Siwa. Esta era la antigua ruta del dátil que finalizaba en Menfis, la capital del Imperio Antiguo.

El oasis surge como un espejismo de color esmeralda con el Gran Mar de Arena como telón de fondo. Siwa es, sin duda, uno de los enclaves más pintorescos e idílicos de Egipto, con sus palmeras y casitas de adobe, conectadas por manantiales, riachuelos y jardines, en contraste con las dunas y montañas desérticas de los alrededores. Descubriremos este paraíso remoto que sus habitantes han sabido preservar. Aunque desde tiempo inmemoriales, los persas, los romanos, el Islam y los árabes penetraron en el desierto, su aislada ubicación hizo que se conservaran las tradiciones, el lenguaje Siwi y la cultura del pueblo bereber, predominante en la zona hasta hace poco. El principal medio de transporte sigue siendo los carros tirados por burros, los jeeps y los toc toc.

La historia antigua de Siwa sigue envuelta en el misterio y se remonta al Paleolítico. En la época del imperio griego, y antes de iniciar su conquista del «mundo»,Alejandro Magno realizó un peligroso viaje sólo para ir a consultar el famosoTemplo del Oráculo de Amón,de la XXVI dinastía, construido en el siglo VI a. C. Es aquí donde se cree que pueda estar enterrado. El oráculo era tan célebre y poderoso que el famoso rey-guerrero persa Cambises envió un ejército de 50.000 hombres desde Tebas a través del desierto para destruirlo. La leyenda cuenta que los guerreros se perdieron en las arenas del desierto. Estos son los guerreros que buscaba el famoso e histórico Conde Laszlo Almasy, retratado en «El paciente inglés»,guiado por el libro de Herodoto y este era el paisaje que encontraremos viviendo sensaciones de visitar otra época porque aquí el tiempo parece haberse detenido. El explorador húngaro se obsesionó con la búsqueda del mítico y fantaseado oasis de Zerzura,dedicando a ello gran parte de su vida y fortuna.

En el interior de un exuberante palmeral se encuentra el pequeño hotel ecológico en el que nos alojaremos. Cuenta con jardín orgánico propio y piscina de agua de manantial, no le falta detalle.

Siguiendo el camino que lleva al Templo de Amón llegaremos al “Baño de Cleopatra”, también conocido por el manantial de Juba, el agua se recoge en una piscina de roca, lugar muy popular donde viene a bañarse la población local, cerca de las plantaciones de palmeras. Las mujeres han de esperar a que el lugar quede desierto para disfrutar del baño ya que las tradiciones están muy arraigadas y una de las imágenes chocantes al llegar a Siwa es la visión de las mujeres cubiertas por burkasde colores vivos.

Sin duda uno de los mejores momentos del viaje será el baño a la puesta de sol en la piscina de agua termal de “Isla Fantasía”.Este pequeño oasis a las afueras está rodeado por el lago de sal y contemplar a los flamencos volando resulta una experiencia mágica.

En el centro de Siwa se encuentran los restos de la Fortaleza de Shali, edificada con grandes trozos de sal mezclado con barro en el siglo XII. Es un laberinto de edificios que originalmente tenía una altura de 5 pisos, alojando a miles de personas. Durante siglos no se permitió la entrada de extranjeros en la fortaleza y pocos pudieron salir para contarlo. En 1926, tres días de lluvias torrenciales deterioraron tanto los edificios que sus habitantes tuvieron que abandonarlo en gran parte. Ahora es como el esqueleto de un dragón fosilizado.

El desierto de Egipto no suele entrar dentro de los actuales recorridos turísticos, probablemente por ser un lugar remoto. Sin embargo, está repleto de maravillosos fenómenos naturales y magníficas sorpresas rupestres. Podremos verlo en un safari por el Gran Mar de Arena en 4×4 que parte desde Siwa. En el corazón del desierto acamparemos en Bir Wahid, donde surge un lago de agua dulce de aguas cristalinas. Aquí hay dunas en forma de media luna, de sable y paralelas. Algunas están en movimiento y otras permanecen en su sitio. Ondulantes y hermosas, las traicioneras dunas, han sido un reto para los viajeros del desierto durante siglos.

ITINERARIO

Día 1. Madrid o Barcelona El Cairo

Presentación en el aeropuerto de Madrid o Barcelona tres horas antes de la salida. Facturación con los billetes electrónicos en los mostradores de la compañía aérea Egyptair. A continuación, vuelo de aprox. cuatro horas y media. Llegada y trámite de visado, asistidos por nuestro representante, recepción por nuestro personal y traslado a su hotel situado en la zona de las pirámides.

Hotel Movenpick 5*, alojamiento y desayuno.

Día 2. Alejandría

Por la mañana, salida hacia Alejandríapara visitar esta romántica ciudad mediterránea, antigua capital cultural de la humanidad.

Veremos las catacumbas romanasdonde se esperaba encontrar la tumba de Alejandro Magno y el Templo de Serapis, donde el mestizaje entre las culturas egipcia y griega alcanza cuotas surrealistas. Cuando se mezcla el hieratismo faraónico con el clasicismo ptolomeico el resultado es un dios Amón muy extraño que recuerda a un cómic japonés. El templo guarda entre sus ruinas un tesoro conservado a través de los siglos. Se trata de la columna de Pompeyo, cuyo granito nos es familiar porque procede de Asuán. Es verdaderamente majestuosa y se yergue más de veinticinco metros sobre una suave colina desde la que vigila el mar.

La fortaleza de Qaitbey, lleva el nombre del sultán que la construyó y parece un espolón desafiante sobre el mar; de hecho fue bombardeada por los ingleses aunque hoy está tan perfectamente reconstruida que casi no parece antigua.

En uno de sus extremos se levantaba el faro de Alejandría, luz de la bahía, pero también guía de la Humanidad, porque en la imaginación de muchos hay un eje paralelo entre su torre derruida y la biblioteca quemada. Antípatro la describió como una de las siete maravillas de la antigüedad, sucumbió a causa de un devastador terremoto en el S XIV.

La Biblioteca de Alejandría, un edificio modernísimo, con mil ojos de cristal que lloran por la destrucción de su “abuela”. Miles de documentos de la antigüedad se perdieron en un pavoroso incendio que algunos atribuyen a Julio César y otros a Teófilo.

Alojamiento y desayuno en el Hotel Metropole frente al mar, 4*

Día 3. Siwa

Traslado a Siwa haciendo una parada para almorzar en Marsa Matrouh, ciudad en las orillas del Mediterráneo donde solía ir a bañarse en su mar de agua color turquesa Cleopatra. Visitaremos la cueva de Erwin Rommel, el general alemán conocido como “el Zorro del Desierto”. Tras un breve descanso en la playa seguimos nuestro viaje hacia el sur. Llegada a Siwa. Check-in en su hotel.

Tras la cena les llevarán a tomar un baño en una piscina de agua termal caliente, muy rica en minerales y hierro, se trata de un palmeral en pleno desierto.

Pensión completa en el Hotel Siwa Shali Lodge.Hotel orgánico de estilo tradicional bereber (http://www.siwa.com/ShaliLodge.html).

Podrían alojarse en el hotel Adrere Amellal opcionalmente.

Día 4. Siwa – Campamento en el desierto

Día completo de aventura por el Gran Mar de Arena. Desde Siwa nos adentraremos en 4×4 por las dunas del desierto, donde observaremos fósiles marinos, ya que las aguas saladas cubrían estas tierras, ahora áridas y despobladas, hace 50 millones de años era un océano.

El oasis cuenta con innumerables fuentes subterráneas de agua dulce, lo que le ha permitido a lo largo de los años sobrevivir y desarrollarse, a pesar del aislamiento. Precisamente, del agua uno de estos manantiales se llenan las botellas de una de las aguas minerales más famosas del país y que toma el nombre de la ciudad: Siwa.

En  4×4 llegaremos a Bir Wahid, un lago de agua dulce en el corazón del desierto y pasaremos la noche bajo un manto de estrellas en el campamento que nos improvisarán y en el que nos prepararán una deliciosa cenaen una hoguera.

Día 5. Siwa

Regresamos por la mañana a nuestro hotel y tras tomar una ducha y el desayuno comenzamos la jornada con la visita al Oasis, al templo del Oráculo de Amón. Conocerán la Gebel al Mawta, un laberinto de tumbas escavadas en la roca, pertenecientes a la XXVI dinastía. La siguiente visita es el Baño de Cleopatra, su cristalina agua natural gorgotea en una gran piscina de piedra, aquí disfrutarán del almuerzo.

Por la tarde, les llevarán a la llamada Isla Fantasíapara disfrutar la puesta de sol, allí podrán bañarse en el manantial de Fatnas, un idílico entorno. Siwa es como un gran spa al aire libre en medio de la naturaleza, además, como nos encontramos a unos 18 metros por debajo del nivel del mar, hay más oxígeno.

Cenaremos en el centro de Siwa a los pies de los restos de la fortaleza de Shali, del siglo XIII.

Pensión completa en el Hotel Siwa Shali Lodge.Hotel orgánico de estilo tradicional bereber (http://www.siwa.com/ShaliLodge.html).

Podrían alojarse en el hotel Adrere Amellal opcionalmente.

Día 6. Siwa –  El Cairo

A la hora prevista, jornada de regreso a El Cairo vía El Alamein. Llegada y traslado al hotel.

Hotel Movenpick, alojamiento y desayuno.

 

Día 7. El Cairo

Desayuno. Por la mañana visita prevista al recinto de las Pirámides de Keops, Kefren, Micerinos y la misteriosa Esfinge. La construcción de las pirámides, ya fueran de piedra o de ladrillos, es uno de los grandes logros de la civilización egipcia todavía rodeado de misterio, lo que confiere a estos prodigiosos monumentos un atractivo suplementario.

Esta visita tiene una duración aprox. de 3 horas, tras su realización, tendremos el almuerzo y continuamos con el Museo de Antigüedades de El Cairo, con las obras maestras de los diferentes dinastías y el fabuloso tesoro de Tutankhamon. Llegamos al Cairo Islámico y a la calle de Moez con sus joyas de la arquitectura, entrada opcional en alguna de las mezquitas quien lo desee.

Paseo por el famosísimo zoco de Khan al Khalili,

Por la noche disfrutarán de la cena en la terraza de una casa particular desde donde verán el espectáculo de luz y sonido de las pirámides.

Hotel Movenpick, pensión completa.

DIA 8. El Cairo –  ciudad de origen.

Desayuno. Traslado al aeropuerto internacional de El Cairo para tomar el vuelo de regreso.

Consulta precio: maria@viajeselmensajero.com

El precio incluye:

  • Viaje en privado
  • 3 Noches en El Cairo Hotel Movenpick 5*AD
  • 1 Noche en Alejandría H. Metropole 4*AD.
  • 2 Noches en Siwa Shali Lodge.
  • 1 Noche de acampada en el desierto de Siwa.
  • Visitas, entradas y traslados según itinerario.
  • Asistencia en los aeropuertos.
  • Guía acompañante de habla hispana.
  • Régimen de comidas según lo indicado en el itinerario.

No incluye:

Vuelos con la cía. aérea Egypt Air y las tasas de aeropuerto.

Comidas, bebidas o cualquier otro gasto no mencionado como incluido.

Propinas de viaje y asistencia: 40 € por persona adulta o menor, de pago obligatorio en destino (no incluido propina del guía).

Visado 25 €